Sonia Arribas

Cornelius Castoriadis y el imaginario politico

Foro Interno 2008, 8, 105-132

castoriadis3TRES DIMENSIONES DE LO SOCIAL

El rasgo fundamental de la filosofia politica de Cornelius Castoriadis descansa en la afirmacion de que la creacion pasada o presente se encuentra en la base de la politica y la praxis2, asi como en la consideracion de los fenomenos linguisticos desde una consideracion ineludiblemente social.

La mayoria de los significados estan instituidos, son pautas de conducta familiares o establecidas que se aceptan como parte estructuradora de una cultura. Siempre que se usan unos significados que dan forma a creencias o practicas, no se esta operando tan solo en una esfera pequena de accion, sino en el ambito de lo social in toto: en esta sociedad. Son significados que dan unidad a la sociedad en su conjunto. Junto a los vocabularios particulares de los diferentes modos de vida, hay otros significados y practicas sociales que subyacen a los demas. Estan en el origen (como condicion de posibilidad) de toda practica intersubjetiva, tanto de las que pueden en principio compartirse por un buen numero de individuos, como de las que estan limitadas a unos pocos.

La primera caracteristica de estos significados sociales es pues su irreductiblidad a lo individual, el que formen estructuras coherentes que afectan a todos y cada uno de los aspectos de la vida y lo social. Castoriadis critica asi las teorias individualistas que conciben lo social como un producto de las actividades o los intereses individuales. Aunque en cada momento esta siendo creado por los individuos, lo social los pre-existe; esta ahi desde el nacimiento del individuo y lo sobrevivira a su muerte. La sociedad no es la simple agregacion de individuos o de sus interacciones; es una red cambiante de significados que configura modos de comportamiento y creencias. Mediante estos significados basicos y constituidos, la sociedad se conserva como tal, como una “clausura organizadora, cognitiva y de informacion”3.

La clausura cognitiva significa que la sociedad puede identificarse, independientemente de las mutaciones ocurridas en su seno, por medio de las significaciones o practicas sociales “centrales” que la componen. La sociedad proporciona las respuestas provisionales a las preguntas basicas, incluso antes de que estas hayan sido formuladas. Solo en momentos de profunda crisis historica se abre la clausura, y la sociedad se transforma para convertirse en algo distinto.

Una sociedad, como una psique…, como una celula, como un organismo vivo, esta cerrado sobre si mismo en el sentido algebraico del termino. Un cuerpo algebraico esta cerrado si cada solucion que se inscribe en este cuerpo se realiza con sus propios elementos4.

Pero la unidad de la sociedad tiene tambien una dimension temporal. La identidad de lo social no permanece estable, sino que “surge ininterrumpidamente como un fluir de representaciones”5. Las practicas y valores se modifican, pero no de acuerdo con procesos causales cuyos resultados pudieran ser determinados o deducidos de antemano. La dimension historica de la formacion e institucion de significados es siempre creacion ex nihilo. La historicidad y temporalidad de la sociedad es su capacidad para crear lo que no es; ahora bien, no en tanto que aparicion caotica de la pura alteridad. Los nuevos significados constituyentes tienden siempre a organizarse en una clausura que abarca cada una de las esferas de lo social, y se ponen en relacion con los otros significados ya constituidos del mundo. La sociedad esta siempre y de antemano ahi, bien que continuamente en proceso de cambio. La clausura de la sociedad no impide su transformacion.

Si la dimension temporal es intrinseca a la institucion de la sociedad, el tiempo en si mismo es tambien una creacion social. El tiempo no es simplemente el devenir de acontecimientos o seres en serie semejante a una secuencia geometrica; la experiencia del tiempo es social y depende de los significados conectados a ella. Pero la manera en que una sociedad concibe el tiempo esta intimamente relacionada con sus instituciones. En el sistema capitalista, sin embargo, el tiempo se considera como algo independiente de su propia creacion, como si fuera algo natural o dado. Castoriadis denuncia la tendencia a no reconocer que la sociedad es en si misma una creacion y que nuestras creencias, instituciones y significados mas basicos tienen un origen contingente: son el resultado de nuestros quehaceres en el mundo. Implicitamente, Castoriadis tambien deja ver que otra concepcion del tiempo es posible, una que no niegue su actividad creadora y que, por lo tanto, no reduzca al tiempo a una mera sucesion de acontecimientos no diferenciados, a la inercia de lo ya instituido.

Pages: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18

You may also like...