José I. Torreblanca: “Los europeístas deberían aprender de los euroescépticos”

El ‘think tank’ ECFR organiza en Madrid un debate acerca de las perspectivas polaca y española respecto a las elecciones europeas
MARÍA SOSA TROYA, el pais , 24 Μαr 2014

jose torre¿Respetarán los Veintiocho el resultado de los comicios europeos para elegir al presidente de la Comisión? Según Piotr Buras, director de la oficina en Varsovia del think tank European Council on Foreign Relations (ECFR), no. Y ni siquiera la posibilidad de influir en el nombramiento del sucesor de José Manuel Durao Barroso va a suponer un incentivo lo suficientemente atractivo para conseguir que unos cada vez más desencantados europeos acudan a votar el próximo 25 de mayo, opina. José Ignacio Torreblanca, director de la oficina en Madrid, ha coincidido con él en este punto en un debate celebrado este lunes en el que ambos han analizado las perspectivas polaca y española de cara a las elecciones europeas. El juego de equilibrios entre los países deudores y los acreedores o el auge de los populismos han sido algunos de los puntos tratados durante la jornada. “Los europeístas deberían aprender de los euroescépticos. Los primeros centran su mensaje en Bruselas, y la política se juega donde están los electores y sus problemas”, ha afirmado Torreblanca en la sede de las instituciones europeas en España.

“En Europa hay más de 200 millones de personas que no confían en la Unión. Y sabemos que ese sentimiento ha crecido en los países que más han sufrido la crisis”, ha indicado Torreblanca, quien ha enumerado los ejes que, en su opinión, vertebran la UE. En primer lugar, la división entre ciudadanos y élites, con una creciente desafección hacia la UE y el auge de los euroescépticos, “que acuden a las instituciones europeas para destruirlas” desde dentro. “Es frustrante ver cómo los europeístas, que construyen su camino desde lo más próximo a Bruselas, se quedan a mitad de camino mientras que los eurófobos, que se centran en la política nacional y municipal, consiguen llegar a la meta, aunque lo hagan con falsedades y mentiras”, ha añadido.

En segundo lugar, Torreblanca ha hablado de la dicotomía entre los países deudores y los acreedores. En este punto, ha señalado que el “gran reto de los próximos cinco años” será dar acceso a los argumentos de la periferia al sistema político europeo. Buras, que se ha referido a Polonia como un “buen aliado de Berlín” que demuestra el “éxito de las políticas estructurales”, ha puesto el foco en el vínculo entre los Estados de la Eurozona y los que no usan el euro como moneda, y ha mostrado su preocupación por que la cada vez más estrecha relación entre los primeros excluya a los segundos.

Tanto Torreblanca como Buras han hecho hincapié en la “necesaria” coalición entre conservadores, socialdemócratas y liberales para gobernar Europa, unión que, según han afirmado, volverá a formarse tras los comicios del 25-M. En el debate, moderado por la subdirectora de EL PAÍS Berna González-Harbour, han quedado patentes las dudas de los directores de las oficinas del ECFR en Varsovia y Madrid de que, a pesar del empoderamiento que ha sufrido el Parlamento Europeo en los últimos años, la Eurocámara sea lo suficientemente fuerte como para activar políticas de empleo o recaudar impuestos. “El problema es que a la gente le da igual que el líder de la Comisión sea Juncker[candidato del centroderecha europeo a la presidencia de la Comisión] o Schulz [candidato socialdemócrata]. En Europa no hay interés en reforzar la unión entre esta institución y el Parlamento. Que los eurodiputados elijan al presidente es exactamente lo que no quieren los políticos europeos”, ha manifestado Buras. Torreblanca ha secundado esta idea: “Los Gobiernos nacionales no están por la labor”.

Pages: 1 2

You may also like...